Poemas

I

La noche gime
apresura su paso
para alcanzar el alba.

Ve imágenes errantes
el viento que llevan los pájaros
la sombra de las cosas.

Al amanecer
hay un hombre
soñando que amó.

II

Reposan en la noche
memorias
la intimidad del día

los nombres y las voces
de cada último recuerdo.

Todo sucede siempre igual.

Hay algo de eternidad
en el incesante sueño.

Nadie puede extraviarse
en el vértigo de otra luz.

III

Podrá el olvido
anidarse en el alma

sosegarse lo lejano
en una plegaria interminable.

Pero no habrá calma
en el tiempo.

Todo día es un destierro.